«The Miracle», la milagrosa canción de Queen que los salvó

El 27 de noviembre de 1989, Queen lanzó el single «The Miracle», grabado en septiembre de 1988 en Montreux, Suiza.

«The Miracle» es una canción como las que a Freddie Mercury le gustaba componer desde principios de la década.

Presenta algunas ensoñaciones idealistas. El cantante aspira a un mundo mejor, sin guerras, queda extasiado frente a los milagros de la naturaleza y aquellos que debemos a la mano del hombre. En la lista que presenta, Jimi Hendrix, los jardines colgantes de Babilonia, y el explorador James Cook, figuran al mismo nivel.

Las sesiones de grabación resultan salvadoras para el grupo, que se siente más unido que nunca. «Recuerdo el ambiente alegre que reinaba entonces en el estudio —diría Brian May—. Fue uno de los momentos en los que realmente trabajamos juntos sobre las ideas, donde los cuatro nos dedicábamos a construir un tema. Era como pintar un cuadro en común, cada uno con un pincel en la mano, aportando su propio color a la obra final».

Recepción

La canción recibe una acogida desastrosa por parte de la prensa del rock británica, que tacha a los músicos de dulces soñadores con un mensaje ingenuo. «En Inglaterra nos crucificaron por ese tema —explicaría Brian May—. Todo el mundo lo odiaba, por una razón o por otra. Imagino que en esa época estaba mal visto ser idealista en Gran Bretaña, y la prensa se preguntó: “¿Cómo se atreven a hablar de paz?”, y todas esas cosas… y luego pasó lo de China (plaza de Tiananmén) y todo eso tenía sentido para nosotros».

Roger Taylor añadiría: «En Inglaterra, “idealista” significa “ingenuo”. Pero es falso, eso no tiene nada que ver. No tiene nada de malo ser idealista. Nick Lowe escribió esa magnífica canción que se llama “What’s So Bad About Peace, Love And Understanding” (“Qué hay de malo en la paz, el amor y la comprensión”). Es cierto, ¿cuál es el problema?».

Aunque el tema de Queen es más bien soso en cuanto a su conjunto, resulta, sin embargo, emotivo por la calidad de su interpretación y la sinceridad que desprende cuando Mercury canta, a modo de llamada de auxilio.

«It’s the miracle we need / The miracle we’re all waiting for today» (Es el milagro que necesitamos, el milagro que todos esperamos para hoy).

El videoclip

Para ilustrar la canción, Queen vuelve a llamar a los Torpedo Twins, Rudi Dolezal y Hannes Rossachet. Fueron los realizadores de los videoclips de «One Vision» y «Friends Will Be Friends».

El videoclip se rodó en los Elstree Studios de Londres el 23 de noviembre de 1989. Repasa la carrera de Queen en el escenario. Las estrellas son interpretadas por niños que muestran gira a gira el vestuario de los músicos. Su actuación es impresionante en cuanto al parecido.

«Nosotros esperábamos que saliera bien, pero nos quedamos estupefactos al ver hasta qué punto esos chicos tenían talento», exclamaría Brian May.

Para el casting, el equipo buscó en todo el país a los actores en ciernes que se parecieran a los miembros de Queen. John Deacon es interpretado por James Currie, Roger Taylor por Adam Gladdish, Brian May por Paul Howard, y Freddie Mercury por Ross McCall. Este último progresaría como actor y al que en 2001 encontraremos en el reparto de la exitosa serie Band of Brothers (Hermanos de sangre), creada por Tom Hanks y Steven Spielberg.

queen the miracle aqueenofmagic videoclip
Los miembros de Queen y sus «dobles» (de izquierda a derecha): Paul Howard, James Currie, Ross McCall, y Adam Gladdish, durante el rodaje del videoclip de ‘The Miracle’, el 23 de noviembre de 1989.

Realización de la canción

Con una introducción delicada compuesta por staccatos interpretados con el sintetizador, «The Miracle» es un tema de transición, entre el rabioso «Khashoggi’s Ship» y el devastador «I Want It All». Freddie Mercury manifiesta sus ansias de fraternidad.

Pero el mensaje, demasiado dulce, no impide al cantante darlo todo con la voz, acompañado a los coros por Brian May y Roger Taylor, que participan en los estribillos con un placer no disimulado.

David Richards, coproductor del disco de Queen, describe la técnica infalible para poner en valor la tesitura de los músicos: «En lo que concierne a las voces, utilizo en ocasiones un viejo compresor Fairchild para animar el conjunto, ya que las consolas modernas como la SSL pueden sonar demasiado “limpias”, y si no estás atento, puedes obtener un sonido demasiado estridente».

Valora este artículo

Publicidad