El ahijado de Freddie Mercury orgulloso de criarse junto a su ‘tío Freddie’

El ahijado de Freddie Mercury describe a su amable y generoso “tío Freddie” y cómo la estrella de Queen encontró la familia que siempre extrañó.

Todo el mundo sabe sobre el amor de Freddie por Mary Austin, que duró mucho después de que se separaron en 1976. Incluso se convirtió en padrino de uno de sus hijos, Richard. Pero la estrella de Queen también formó un poderoso vínculo de por vida con otra familia que le dio un refugio seguro y un lugar donde podía simplemente “ser él mismo”. Lejos de los reflectores y los disfraces, Freddie era un “tío” cariñoso, dulce y atento para tres niños (y padrino del más joven) que lo tenían envuelto alrededor de sus deditos, preparado para hacer cualquier cosa para hacerlos felices.

Freddie descubrió Múnich en 1979 cuando Queen grabó su octavo álbum ‘The Game’ en los famosos estudios Musicland de la ciudad alemana, propiedad de la leyenda del disco Giorgio Moroder.

El productor fue Reinhold Mack, quien también trabajó con ellos en la banda sonora de Flash Gordon al año siguiente. También produjo los álbumes de Queen ‘Hot Space’, ‘A Kind Of Magic’ y ‘The Works’, así como el álbum en solitario de Freddie ‘Mr Bad Guy’.

Freddie estuvo instalado en Múnich durante los siguientes seis años, un respiro de la incesante atención de la prensa y el público en el Reino Unido. Ciertamente disfrutó de la escena gay alemana hedonista y lanzó su lujosa fiesta de cumpleaños ‘drag’ en blanco y negro allí en 1985. Pero la ciudad también le dio la oportunidad de disfrutar de la vida familiar verdadera.

Reinhold ya tenía dos hijos, y el tercero, John ‘Freddie’ Mack, nació durante la grabación del álbum ‘Hot Space’ de 1982. El disco estaba tardando tanto que la esposa de Reinhold apostó a la banda que todos tendrían que convertirse en padrinos si el bebé llegaba primero. Freddie y John Deacon cumplieron con la apuesta.

freddie mack

Una verdadera familia

Cuando dio a luz, Freddie vació una floristería para llenar su habitación del hospital con flores y permaneció dedicado a la familia por el resto de su vida.

Reinhold dijo: “Él nadaba en la piscina y jugaba al tenis de mesa con los niños. Era muy bueno en el tenis de mesa. Muchas veces iban de compras con él”.

En las noches de cine, Freddie se acurrucaba en el sofá (Amadeus era una de las películas favoritas) con chocolate caliente y les decía:

“Oh, esto es como una verdadera familia”.

A la estrella incluso le gustaba comprobar el progreso de los niños en la escuela, pedir informes y preguntar si estaban comiendo bien.

Su ahijado Freddie Mack habló con la BBC para el nuevo documental Freddie Mercury: A Life in Ten Pictures.

Dijo: “Freddie estuvo allí bastante durante mi infancia. Estaba mucho en nuestra casa. Incluso cuando estaba en Londres volaba… Era un lugar donde podía retirarse y ser él mismo y estar cómodo”.

freddie mercury mack

Propia familia

Enviado a un internado en India a los ocho años, Freddie tenía una relación amorosa pero un poco distante con sus propios padres y su hermana Kash.

Su amigo David Wigg dijo: “Nunca se acercó a sus padres. Recuerdo que me dijo: ‘Sabes, mis padres nunca me abrazaron'”.

A lo largo de su vida, construyó su propia familia de amigos a su alrededor, pero en Alemania la estrella encontró gran consuelo, afecto y paz con los Macks.

Freddie Mack agregó: “Éramos la familia sustituta. Le dimos ese destello de la vida familiar doméstica, sin tener que actuar. Incluso hasta el día de hoy, hablamos del tío Freddie cada vez que nos sentamos”.

Un día brillante, en particular, fue el ejemplo perfecto de lo dedicado que era Freddie a la felicidad de los niños.

Generosidad

Freddie fue conocido toda su vida por su amor por dar regalos. Su ahijado tiene recuerdos muy felices de osos de peluche gigantes y caballos mecedores o de ir a Harrods en Londres y que le dijeran que eligiera lo que quisiera.

Cuando Freddie le preguntó a Julian Mack qué quería para su cumpleaños número 12, exigió que la estrella fuera a su fiesta con su atuendo del video It’s A Hard Life.

Brian May y Roger Taylor lo califican abiertamente como su videoclip menos favorito, debido a los disfraces ridículos. Freddie, por supuesto, amaba el suyo: un traje de color rosa salmón brillante cubierto de ojos gigantes con enormes plumas por cola y una enorme peluca.

Pero, ¿lo usaría en una casa suburbana para una fiesta infantil donde nadie más estuviera disfrazado?

freddie mercury julian mack birthday
Freddie Mercury en la fiesta de cumpleaños de Julian Mack.

Cualquiera que haya conocido a Freddie sabe la respuesta, pero no porque le encantaran los disfraces y la ostentación.

De hecho, Reinhold dijo: “No vino a la puerta con el disfraz. Lo escuché cambiarse en mi habitación murmurando: ‘Puedo hacer esto en el escenario. Puedo hacer esto en esta fiesta…'”.

Los niños estaban encantados, pero ahora Freddie había sentado un precedente peligroso…

Freddie Mack dijo: “Cuando venía, en realidad me decepcionaba muchas veces, porque esperaba esos disfraces y la multitud vitoreando. Él siempre decía: ‘Lo siento, cariño, en realidad soy bastante aburrido. Este soy yo, soy así'”.

Protector

Reflexivo y protector hasta el final, Freddie quería que la familia estuviera protegida de su enfermedad y declive.

Freddie Mack dijo: “Sabía que estaba enfermo, puso una barrera de seguridad, no para él, sino para nosotros como familia. Quería básicamente preservar los recuerdos que teníamos y no verlo pasar por aquella transformación”.

Entonces, ¿cómo recuerdas a la estrella?: “Un orgullo de padrino, un orgulloso padrino”.

A Freddie le hubiera encantado eso.

Publicidad