La canción Bohemian Rhapsody de Queen es “una brillantez absoluta”

queen bohemian rhapsody freddie mercury

En agosto de 1975 Queen empezó a ensayar en una casa alquilada en Herefordshire las canciones para su cuarto álbum ‘A Night At The Opera’.

Este gran álbum contiene la obra maestra «Bohemian Rhpasody», su título procede de una película de los Hermanos Marx. A los miembros de Queen les encantaba sus películas.

Posteriormente desmontaron el campamento en Herefordshire y se trasladaron a Rockfield. Adquirió un estatus de leyenda por ser los estudios que se utilizaron para grabar el tema de fondo de Bohemian Rhapsody.

Cuando Freddie se presentó con la canción, recordaba Brian “parecía que tenía todo el tema perfectamente claro dentro de su cabeza”.

La canción es una empresa épica que incluye una introducción a capella. Además una secuencia instrumental de piano, guitarra, bajo y batería. Para terminar un interludio de parodia operística y un final de heavy metal, al principio parecía infranqueable.

“A todos nos intrigaba un poco cómo iba a conseguir Freddie engarzar todas aquellas piezas”, decía Brian.

Oscuros personajes clásicos

La canción nombra a personajes como Scaramouche, un payaso procedente de la commedia dell’arte. Galileo, el astrónomo. Fígaro, el personaje principal de El barbero de Sevilla, de Beaumarchais. De Las bodas de Fígaro, sobre el que Paisiello, Rossini y Mozart habían compuesto distintas óperas. Belcebú identificado como Satán, príncipe de los demonios en el Nuevo Testamento cristiano. En árabe significa “señor de las moscas” o “señor de la morada celestial”. También en árabe, la palabra Bismillah, que es un sustantivo de una expresión del Corán: “bismi-llahi r-rahmani r-rahiim”. Significa “en el nombre de Dios, el compasivo, el misericordioso”.

El proceso de aquella grabación aparentemente interminable se cobró su precio en todos los interesados. Sin olvidar la propia cinta magnetofónica, por culpa de las capas y superposiciones de innumerables voces.

Queen 1975

“La gente cree que es un puro cuento”

Brian May decía: “Pero cuando ponías la cinta delante de una luz se podía ver a través de ella. Cada vez que Freddie añadía otro ‘Galileo’ perdíamos algo”.

“La grabación era una pura obra de arte”, dice Frank Allen, el bajista de The Searchers. “Muy por encima de lo que la mayoría de grupos ofrecían en aquellos tiempos. La forma en que superponían sus elementos musicales, lo que entonces era una barbaridad, era muy impresionante. Y por supuesto, culminó en su gran hazaña, Bohemian Rhapsody”.

“Incluso ahora resulta alucinante que lo consiguieran. Cada nueva capa de armonía significaba un deterioro de la calidad del sonido, y la diferencia entre la brillantez y el desastre era alarmantemente pequeña. Consiguieron llegar a la brillantez absoluta”, finaliza Allen.