Las manías y exigencias de Queen durante las giras

Freddie Mercury Queen

El fotógrafo Peter Hince estuvo desde los 70 a los 80 girando por el mundo con la banda inglesa, para la que desempeñaba el puesto de jefe de «roadies».

El fotógrafo Peter Hince estuvo durante los años 70 a 80 girando por el mundo con Queen. La banda volvió a estar en boca de todos por el lanzamiento de su película «Bohemian Rhapsody». En su labor de jefe del equipo de «roadies» presenció muchas de las rabietas y exigencias de Freddie Mercury. Llegó a escribir un libro sobre él mismo llamado: «Queen Unseen: My life with the greatest rock band of the 20th century».

En el libro, además de publicar preciosas fotos realizadas en todos estos años que estuvieron de trasiego juntos, Hince cuenta curiosidades. Un día de alto estrés psicológico con la banda, Freddie llegó a decir: «¡No puedo hacerlo! ¡Simplemente no puedo seguir! ¡El espectáculo tendrá que cancelarse!».

Escrito en 2011, Hince narra en primera persona cómo eran los cuatro miembros (Freddie Mercury, Brian May, Roger Taylor y John Deacon) entre bambalinas. Según dice, la banda no exigía cambios cuando actuaban en recintos pequeños como teatros. Pero, sin embargo, si lo hacían en recintos grandes tipo estadio deportivo. Había que «redecorar» los camerinos para que fueran «una visita digna de Queen».

Por otro lado, Mercury pedía que hubiera sobre su piano vasos con champán, que Hince cambiaba dice por agua mineral. Y viejo truco de divos exigían que, en los días que estaban tensos, los teloneros bajaran su volumen para poder «prepararse en paz». Y sonar más fuerte ellos, claro…

Una vez terminados los conciertos, los hábitos de cada miembro del grupo era diferente. El baterista Taylor solía relajarse bebiendo. Freddie tomaba refrescos y strepsils (pastillas para la garganta). Mientras, Deacon fumaba y May se retiraba a descansar en solitario.

Queen en el estudio. Foto por Peter Hince.
Queen en el estudio. Foto por Peter Hince.