La ilusión en formato casete del bajista John Deacon de Queen

John Deacon le puso la canción de Queen “Keep Yourself Alive” a un antiguo compañero en un coche en el año 1973.

Empezamos este artículo con una reflexión: no tendríamos que perder el contacto con las personas que nos acompañaron al principio de nuestros proyectos. Sus opiniones pueden sernos de gran ayuda. Si te llamas John Deacon, también.

Para él, la música siempre fue una fuente de seducción. Aunque tuviese un carácter tímido, era un gran profesional. Siempre lo fue. Eso ya se notaba desde sus principios, cuando colaboraba en pequeñas formaciones musicales: disfrutaba y al mismo tiempo, aprendía.

Cuando tenía 15 años, formó parte de un grupo musical llamado The Opposition (aunque cambió de nombre y de músicos, la formación estuvo activa  desde la mitad de la década de 1960 hasta el final de la misma). Uno de los músicos que formaron parte de ella fue Dave Williams, que tocaba la guitarra.

Pasaron los años y nos situamos en 1973. Junto a Brian May, Freddie Mercury y Roger Taylor, John Deacon ya esperaba la publicación del primer disco de Queen. Las ilusiones y planteamientos musicales ya estaban grabados, pero no se había editado aún su primer LP.

John Deacon

Un día de ese mismo año, John Deacon volvió a ver a su antiguo compañero Dave Williams, el que fue guitarrista de The Opposition. Según Mark Hodkinson, en su libro titulado “Queen: The Early Years”, John Deacon iba conduciendo un viejo Rover cuando le puso la canción “Keep Yourself Alive”. Evidentemente, aún era una demo o maqueta en formato casete. Dave Williams reflexiona sobre ese momento: “Pensé que la canción era verdaderamente buena. Recuerdo que le dije que el guitarrista era verdaderamente bueno, cercano a Ritchie Blackmore”.

Antes de volver a Londres, John Deacon, el antiguo bajista de Queen, le preguntó a Dave si le podía hacer un favor especial: encargarse de activar las ventas del álbum debut de Queen cuando fuese necesario, si podía viajar por Leicester para hacer reservas. Dave se encargó de ello, pero quizá un poco tarde, ya que a todos los lugares donde acudió le comentaron que ya se habían vendido todas las reservas del primer disco de Queen. “Fue una gran sorpresa para mí porque no me esperaba que tanta gente hubiese escuchado a Queen. Estaba orgulloso de John”, admitió Dave.

Sin lugar a dudas, siempre es bueno reencontrarte con antiguos amigos que te desean lo mejor, aunque sea dentro de un viejo coche escuchando una maqueta o demo en formato casete. Años después, Queen y John Deacon eran auténticas estrellas.

john deacon queen aqueenofmagic

Publicidad